Villajoyosa, capital histórica de un espacio geográfico : la comarca de la Marina Baja.

Villajoyosa (popularmente conocida como "La Vila") se localiza en el sur de la comarca de la Marina Baixa, en lo que hoy es la provincia de Alicante (Comunidad Valenciana, España). Se trata de un territorio costero bastante aislado de su entorno por arcos de altas sierras que lo encierran, entre las que se cuentan la sierra Aitana. Al sur de Villajoyosa se sucede una serie de montañas chatas y barrancos que dificulta las comunicaciones con la vecina comarca de l´Alacanti.

El clima de la comarca provoca que los vientos fríos y las lluvias del oeste, las más frecuentes de la Península Ibérica, queden retenidos en las sierras interiores: de ahí el clima excepcional de las poblaciones costeras, y especialmente de Villajoyosa y Benidorm, que poseen la medida anual de temperatura más elevada de España (por encima de los 19ª) y comparten con Almería la mayor cantidad de horas de sol al año, mientas las lluvias totales apenas superan los 300mm y las heladas son inexistentes.

El aislamiento por tierra no ha sido un obstáculo para el desarrollo de las poblaciones que históricamente se han sucedido en Villajoyosa, puesto que el Mediterráneo da una magnifica vía de comunicación que las ha dotado siempre de una clara vocación marinera. El entorno de nuestra ciudad posee con diferencia los mayores terrenos agricolas de la comarca, uno de sus dos ríos ( el de La Vila o Amadorio) y una buena playa con fondo óptimo para echar el ancla.

Si unimos a todo ello un cerro costero fácilmente defendible, podemos comprender que Villajoyosa haya sido la capital histórica de la comarca desde al menos el siglo VI a.C. hasta la época tardorromana (s. VI d.C.) y posteriormente, tras unos siglos para los que carecemos de testimonios, de nuevo a partir de la ocupación cristiana en 1300.

Amuleto egipcio en forma de esfinge

Pieza del collar fenicio del Poble Nou

Torre de San Josep (monumento funerario romano del S. II d.C)

Urna ibérica para cenizas del cementerio de Poble Nou

Los precedentes de la ciudad de Vila Joiosa

Conocemos todavia mal la importante ciudad Ibérica cuyos restos yacen bajo el casco antiguo, y que debe corresponder con la Alonis que citan los geógrafos griegos de la época. Si conocemos mejor dos importantísimas necrópolis, las de mayor duración de la Peninsula: la del Poble Nou y la de les Casetes, ambas con tumbas entre los s. VI a.C. y al menos el s.IV -V d.C., utilizadas durante mil años de forma ininterrumpida. En ellas se han hallado numerosas joyas fenicias de estilo orientalizante - entre las que destaca el collar del Poble Nou - e inclusos objetos de origen estrusco y egipcio.

En época romana el solar del casco antiguo y su entorno siguieron formando un gran núcleo de población que alcanzó la categoría de municipium hacia 74 d.C. bajo el empeador Vespasiano. Bajo la actual Plaça de Sant Pere se encuentran los restos de unos vastos almacenes del puerto romano, y en la partida de Torres, a 3 Km al este de la ciudad la torre funeraria romana de San Josep, el monumento de este tipo mejor conservado de la Comunidad Valenciana. Recientemente se han localizado dos grandes edificios de termas municipales de la época, en la jovada y en la calle Canalejas, éste último es el monumento romano de mayor porte que se conserva en la provincia de Alicante, que se contruyó en época de Vespasiano para conmemorar la promoción al rango de municipium.

La fundación de Vila Joiosa

Antes del año 1300 no se menciona la ciudad en niguno de los numerosos documentos que generó el proceso de reconquista, y en cambio si aparecen otras poblaciones de los alrededores, como Torres, Orxeta o Finestrat, lo que confirma que el solar que fue ciudad ibérica y puerto romano estuvo despoblado en época islámica. Las numerosas excavaciones arqueológicas en Villajoyosa confirman, hasta hoy, la ausencia de restos medievales anteriores a 1300, y por el contrario su abundiancia a partir de esa fecha.

Villajoyosa, es por tanto, una vila nueva, creada por el capitán general de la escuadra de la Corona de Aragón, Bernat de Sarriá, noble al servicio del rey Jaume II el Just, en momentos de expansión territorial de los reinos cristianos de Castilla y de Aragón por tierras alicantinas y murcianas. La nueva población se contruyó sobre el mismo cerro que ocupó dos mil años antes la ibérica, aprovechando su inmejorable situación. Bernat de Sarriá justificó la fundación por la compra de estas tierras a los Frares d´Uclés (la Orden de Santiago), en 1293, aunque la sentencia de un pleito posterior (1311) la consideró ilegal, y se las arrebató para devolvérselas a Pere Ferrandes de Hixar, que las había disfrutado y administrado con anterioridad en nombre de la Orden.

Goleta jonense, contruida en 1919 en los astilleros de Villajoyosa

Torre vigía del Xarco (s. XVI)

La Barbera

En este lapso de 18 años Sarriá aprovechó para fundar una ciudad de población cristiana, la única ciudad de población cristiana, la única de su entorno en ese momento, rodeada de aldeas islámicas que habían participado en importantes revueltas contra la corona valenciana unos años atrás. Esa ciudad, la vanguardia, la punta de lanza del Reino de Valencia, fue bautizada con el nombre de Vila Joiosa, que en catalán antiguo quiere decir "ciudad alegre", y que fue repoblada con gentes de Cataluña y de Aragón, trayendo una nueva cultura y un nuevo idioma. Estando en Barcelona, el día 8 de mayo de 1300, Bernat de Sarriá concedió a la ciudad una carta pobla, que fijaba el territorio las condiciones de posesión de las tierras, los impuestos, los derechos y deberes de los vecinos. El casco antiguo todavía conserva la planta típica de una ciudad de reconquista, con urbanismo en parrilla, caracterizado por calles largas que descienden hacia el mar en paralelo a las murallas y otras que las cruzan perpendicularmente. El eje principal era el carrer Major, que descendía hacia el mar desde la puerta principal, el portal, situada al norte.

En la actualidad

En la segunda mitad del s. XX el crecimiento de la población fue muy importante , hasta superar los 25000 habitantes. La llegada de la electricidad hacia 1900; el crecimiento del sector servicios y de la industria; el auge de la pesca -que sustituyó al comercio marítimo-; la construcción del puerto (en los años veinte y treinta), del Hospital comarcal y del palacio de justicia; el desarrollo del turismo y otros factores han ido marcando la próspera economía local durante el siglo pasado.

Recientemente se han desarrollado proyectos urbanos como la Casa de la Juventud (obra de Dolores Alonso y Javier García-Solera), la Glorieta del Rey Juan Carlos I y el Mercado Municipal (por el estudio Soto y Maroto), la sede de la Policia Local (obra de Alejandro Zahera y Farshid Moussavi), el Centro de Día de la 3ª Edad (obra de Jaime Llinares Galiana, José Luis Gallardo y Miguel del rey), el auditorio municipal (José María Torres Nadal), el estadio Nou Pla y reforma y ampliación de los polideportivos José Calsita y Maisa Lloret y el Museo , auditorio y jardiners de la Barbera dels Aragonés, y están en proyecto los paseos marítimos de la playa de la Vila y de la del Paradís, la retauración de la torre vigia de l´Aguiló y de las murallas renacentistas de la ciudad, así como el nuevo Museo Municipal, en el solar de las termas monumentales de la calle Canalejas, en una apuesta decidida por la conservación y divulgación del patrimonio cultural y monumental, para situar a Villajoyosa en un lugar protagonista del turismo cultural valenciano.