Miles de personas se manifestaban a lo largo de la geografía española a favor y en contra de la política en materia religiosa de José Canalejas

  

En la mañana del domingo 3 de Julio de 1910, decenas de miles de personas acudían a las más de cien manifestaciones convocadas para apoyar la últimas decisiones adoptadas por el gobierno de Jose Canalejas en materia religiosa. De manera paralela, grupos católicos organizaban actos de apoyo a la Iglesia y el Vaticano y en repulsa de las órdenes del gobierno a favor de la libre expresión de cultos y de limitar la apertura de nuevas casas de órdenes religiosas.
De entre las manifestaciones más multidinarias destacó la de Alicante, donde liberales y republicanos reunían a más de 20.000 personas. En otras ciudades de la provincia como Elche, Crevillent, San Vicent del Raspeig y Elda, y Dénia la semana anterior, también se producían manifestaciones de apoyo gubernamentales.
En la misma línea se expresaba el Ayuntamiento de la Vila Joiosa dos días después, en la sesión plenaria del día 5 de Julio de 1910, donde a propuesta del Alcalde, se acordaba enviar un telegrama al Presidente del Consejo de Ministros felicitándolo por "sus recientes disposiciones encaminadas a la supremacía del poder civil conteniendo el avance del clericalismo".

Notícia publicada el 03 de Juliol de 2010