El Ayuntamiento de la Vila Joiosa daba cuenta de la recaudación obtenida por la expedición de cédulas personales durante el período 1909-1910: 3.654,47 pesetas.

  

En sesión plenaria celebrada en la mañana del día 27 de septiembre de 1910 bajo la presidencia del Alcalde Jaime Linares Xerri, el Ayuntamiento de la Vila Joiosa presentaba la recaudación obtenida por el expendedor de cédulas personales municipal, Gaspar Galiana Esquerdo, que hasta el 31 de agosto, fecha en que concluía el pago voluntario del ejercicio económico 1909-1910 era de tres mil seiscientas cincuenta y cuatro pesetas con cuarenta y siete céntimos, de las que dos mil cuatrocientas cuarenta y siete pesetas con noventa céntimos correspondían al Tesoro, en concepto del valor de las cédulas expedidas, y mil doscientas seis pesetas con cuarenta y siete céntimos al Ayuntamiento, en concepto de recargo municipal del cincuenta por ciento que se imponía sobre las mismas.
Antecedente del DNI, creado en 1944, las cédulas personales fueron desde mediados del siglo XIX y hasta aquel momento, el único elemento de identificación personal existente en España.
Eran expedidas por los ayuntamientos y diputaciones provinciales y su fin principal era servir de acreditación a todo aquél que realizara alguna gestión con un organismo oficial, además de funcionar, tal como aquí vemos, como una forma de contribución fiscal directa.

Notícia publicada el 27 de Setembre de 2010